Hoteles en Cullera, un destino para todo público

Cullera es un paraíso que no le dejará indiferente. Su crónica, sus prácticas culturales, su patrimonio histórico, el hábitat natural que le privilegia y sus inimaginables playas hacen de Cullera un destino apto e idóneo para todo público.

Esta le ofrece una variada oferta de alojamiento. Tendrá la posibilidad de elegir entre un hotel de primera clase, o un una opción más aventurera como un camping abierto en la naturaleza, o un apartamento con vista al paseo marítimo, todo un sinfín de posibilidades para que disfrute de sus vacaciones y se sienta en todo un lugar de ensueños.

La ciudad de Cullera se ubica a orillas del Mar Mediterráneo ocupando una posición central dentro de la Comunidad Valenciana. Inundada por las aguas del golfo de Valencia, que impregnan sus inmensas llanuras de arrozales, cítricos por el río Júcar y al resguardo de la impresionante montaña Les Raboses. Esta misma provee al visitante de un entorno repleto de matices climáticos que le garantizan una experiencia única gracias a sus inviernos templados y veranos suaves.

Esta ya mencionada particular y apremiado escenario de Cullera, abierta al mar, abrazada por su montaña y traspuesta por el río Júcar le hará sorprenderse, mediante sus recorridos, un increíble patrimonio natural e histórico. Podrá disfrutar además todo el año de sus tradiciones y de su cultura. Sus actividades de recreo y tiempo libre definitivamente le emocionarán a usted y a toda su familia, ya sea que emprenda una visita en solitario o acompañado.

Hotel en Cullera

Delicias culinarias de Cullera

Esta espectacular ciudad, es el lugar idóneo para disfrutar de una buena paella a orillas del mar mediterráneo. Moderna decoración en blanco hará que se olvide del estrés y el ajetreo de la urbanidad y se relaje en la tranquilidad de sus playas. De las playas más naturales de la Comunidad Valenciana. En sus restaurantes también podrá disfrutar de una exquisita cena bajo la luz de la luna con un romántico ambiente tropical.

Cullera reivindica su condición de madre patria indubitable de la paella de pescado y marisco. Para constatar su supremacía culinaria, es el anfitrión del concurso gastronómico de ámbito nacional con gran trascendencia, proporcionando una exquisitez de nueva creación a esta cocina, creado por el prestigioso restaurador Salvador Gascón: “La Paella de Cullera”.

Para cualquier viajero que tiene entre sus propósitos saborear una cocina selecta, esta le ofrecerá múltiples posibilidades para apreciar la gastronomía, conocida por ser una cocina costeña, heredada de una magnifica combinación de ingredientes de primera calidad provenientes del Mediterráneo. Disfrutará de un amplio menú de recetas elaboradas con recursos naturales autóctonos como los pescados y mariscos frescos que son traídos a la lonja por los pesqueros de la zona; frutas y hortalizas de sus esplendidos huertos.

Sin duda alguna, la realeza de la cocina Cullerense y protagonista de sus recetas es el arroz, gracia a su versatilidad de ser preparado de múltiples formas: guisado con pescados y mariscos, con carne, pollo o de conejo, o simplemente verduras sofritas. Definitivamente, en su visita no debe dejar de probar el arroz negro, la paella de verduras, la paella valenciana, el arroz al horno, el arroz a banda, el arroz de fondo, arroz a la marinera o el “amb fesols i naps".

Pero la paella y los arroces, no son las únicas exquisiteces que se pueden degustar como plato principal, existen otros innumerables guisos entre los cuales vale la pena mencionar: la fideuà, la espardenyà, el all i pebre, el suc de pescado y la zarquela, entre otros tantos. Por supuesto, imposible olvidarse la amplia variedad de pescado y mariscos frescos de mar y río, como lallisa y la lubina, preparados a la sal, las frituras de pescado y las mariscadas.

Cómo olvidar la parte favorita de muchos, y es que para los amantes de la hora del postre se encuentran las: cocas cristina, los buñuelos de Fallas, la coca de llimonà, cocas de " nous i panses", pastissos de moniato, elaboradas con frutas autóctonas de calidad excepcional.

Qué visitar en Cullera

Las Fiestas Mayores de Cullera, que se inician el sábado siguiente de Pascua y están declaradas Fiestas de Interés Autonómico, son una impresionante expresión de folclore y tradición, con una marcada influencia religiosa. Se trata de nueve días de incesante ajetreo, siendo la Noche de la Aurora el acto más simbólico, por lo que al visitar la ciudad en esta temporada podrá disfrutar de todo su esplendor cultural.

En estas fechas el gran elemento llamativo es ver la ciudad antigua, que se congrega en torno a una cordillera, bordeada por imponentes cuencas de agua dulce y por el castillo, que prevé una formidable panorámica.

Por otro lado, si sus intereses son deportivos, los deportes náuticos son los reyes. Gracias a la privilegiada  geografía Cullera que le brinda mar, río y montaña, la posibilidad de practicar actividades en la naturaleza se amplia, por lo que el surf, vela, buceo, windsurf o piragüismo, no son las únicas ofertas para poder disfrutar de uno de los hábitats más  ricos.

Esta ciudad dispone ante sus turistas un impresionante mirador al Mediterráneo, a través del cual complace con una vista panorámica de las playas de aguas poco profundas pero con algunos acantilados que la hacen un paisaje inolvidable. Entre el Faro y el puerto se edifica un conjunto litoral de reconocida excelencia englobado por preeminentes instalaciones y equipamientos turísticos.

La sedimentación que se acumuló desde el nacimiento del río Júcar (hace mil de años) constituyó litoral de Cullera, encarnado por 15 kilómetros de naturaleza que ofrecen un hábitat de matices. Los usuarios más urbanos se sentirán más cómodos en las playas de San Antonio y el Racó.

Quienes buscan un contexto más cultural pueden hacer turismo en la del Dosel, la Escollera, el Marenyet o l’Estany. Para los aficionados de los deportes náuticos el Cap Blanc, el Racó San Antonio, o el Marenyet son idóneos para estas prácticas. Los amantes de la naturaleza pueden inspeccionar el Mareny de Sant Llorenç.

Asimismo, si desea visualizar por si mismo los huertos de naranjos de la ribera del río Júcar, donde además se encuentra ubicado el puerto, se topará con un inminente paisaje que enamora hasta al más crítico viajero, quienes siempre terminan anonadados e impresionados con su extensión.

Cullera, vacaciones sin preocupaciones

El Ayuntamiento se encarga de proporcionar oportuna y eficientemente, los servicios que requiera la ciudad en materia de transporte terrestre e incluso marítimo, archivo, centros de copiado, seguridad, intendencia, correo y el suministro de conservación mobiliaria, equipo de oficina y equipo de transporte.

Así mismo, Cullera está dotada de todos los servicios sanitarios y de emergencia que los visitantes puedan necesitar: desde Clínicas, servicios de urgencia, farmacias, hospitales e incluso especialidades. Hasta para los consentidos de la casa (mascotas), existen las clínicas veterinarias, por lo que no deberá preocuparse por su seguridad y salud durante su visita a esta paradisiaca provincia.

Por otro lado, también se  ofrece al visitante varias zonas comerciales para que no deba preocuparse por realizar compras personales, tanto en el casco central como en alrededores de las playas, donde se podrá disfrutar del ‘shopping’ mientras disfruta los monumentos y arquitecturas históricas de la ciudad que le embellecen.

Clasificación de alojamientos en Cullera